Sobre mí

Mi nombre es Juana Román,  el amor por el punto, el ganchillo, la costura y todo lo que tenga que ver con aguja e hilos, mueve mi mundo.

Desde mi más tierna infancia, mi juego favorito fue hacer ropa para mis muñecas. Todavía conservo como un tesoro, el cuaderno de patrones que dibujaba siendo muy niña con todas las explicaciones detalladas. El salto de los vestidos de muñeca a confeccionarme mi propia ropa fue un paso natural. Así como a reciclarla, cuando este concepto todavía no resultaba tan “cool” como ahora, sino que era una cuestión de economía.

A partir de ahí, los estudios universitarios en Estadística parece que me llevaban a tomar otro rumbo. Me mudé a Londres para aprender inglés e impregnarme de otra cultura. Y fue a mi vuelta cuando me acerqué de nuevo al mundo del diseño. Solo que esta vez fue en el campo de la joyería donde me especialicé y trabajé varios años tallando joyas a mano con buril. Pienso que esto me vino de aquellos días de mi niñez en los que me perdía en la carpintería de mi padre observando cómo tallaba y torneaba la madera.

Después de un periodo de retiro profesional tras el nacimiento de mis dos hijas, llegué a una fase de replanteamiento general de mi carrera. A mis cuarenta y un años, decido que tiene que existir un punto de equilibrio entre mi familia, mi cualificación, mis capacidades y lo que de verdad me apasiona: Es como surge la idea de una vuelta a mis raíces, pero… por supuesto incorporando todo lo vivido. Así se reaviva nuevamente la pasión por el diseño de ropa y el punto.

Mi sensación actual es que por primera vez, a nivel profesional, todo encaja en su sitio. Parece que todo lo que he hecho hasta ahora eran las bases de ANDOLIANDO.

Siento que es mi oportunidad de ser feliz expresándome a través de mis diseños y confío en que esa alegría pueda verse reflejada en cada prenda y poder compartirla con todo el que quiera dejarse “liar” por mis propuestas. Además por supuesto de mis queridos talleres y clases de punto, donde tengo el placer de enseñar y aprender de gente maravillosa.

Mi marido se embarcó en el proyecto desde el principio y me apoya en labores como el asesoramiento jurídico, fiscal y contable; como fotógrafo o cámara de vez en cuando, y un largo etc… En cuanto a mis dos soles, mis hijas, decir que son mi inspiración, y sobre todas las cosas mi gran motivación diaria.

Hecho el esfuerzo de hablar tanto sobre mí, espero que de ahora en adelante nos acompañéis en este nuevo camino y os invito a conocerme a través de lo que de verdad me apasiona: mis creaciones en punto hechos con amor y artesanalmente.